Mi obra se basa en dibujos de grafito sobre papel. En ellos retrato personajes sacados de fotografías de álbumes familiares antiguos para así crear collages que generan diálogos nuevos. A través de estas fotos busco acentuar la idea de la fotografía familiar como imaginario colectivo: uno de esos extraños elementos que son muy personales pero a su vez forman parte de un pasado común, generando una nostalgia de algo que jamás vivimos.
 
En cuanto al dibujo, mi obra no busca que este sea simplemente una herramienta, sino una manera de aprehender aquello que se dibuja, reescribiendo el significado original. En mi obra dejo visible el proceso, busco hablar del lenguaje propio de este, haciendo convivir todas sus capas: la cuadricula, el achurado el rayón, etc…
 
En conclusión, mi obra habla de las memorias ajenas pero propias y a su vez habla del dibujo en sí, de sus posibilidades, de su manera de reescribir, transcribir e incluso borrar y anular.